TermoIngenieros

Diagnóstico del edificio

 

Dentro de las inspecciones posibles, a la hora de realizar un correcto diagnóstico, mediante la utilización de termografía podemos obtener un buen resultado en las siguientes áreas e instalaciones del edificio.

 

Detección e identificación de instalaciones

 

identificacion instalaciones

 

El contraste de temperatura entre las zonas por donde discurren las instalaciones, empotradas en los paramentos, de calefacción, agua caliente sanitaria, agua fría y desagües, y el resto de las paredes permite identificar, ubicar y acotar las conducciones y sus posibles fugas, lo que redunda en una disminución de los costes directos de reparación, las molestias a los usuarios y los costes derivados de las paralizaciones de los negocios causadas por las reparaciones.

Defectos de impermeabilización

 

defectos impermeabilización

 

Es posible detectar y constatar defectos en impermeabilizaciones de cubiertas, terrazas, fachadas, etc..., teniendo en cuenta las variaciones de temperatura y emisividad de las superficies implicadas, cuando se ven afectadas por la humedad.

Defectos de aislamiento térmico

 

aislamiento térmico

Identificación de los distintos problemas generados por los defectos de aislamiento como los puentes térmicos que provocan condensaciones y pérdidas energéticas en los edificios.

Diferenciamos entre problemas causados por la condensación y los debidos a filtraciones de agua desde el exterior, lo que es de gran utilidad a la hora de aclarar la causa origen de los problemas y las distintas responsabilidades.

Alcance y delimitacion de los daños

 

identificación de daños

Detección de zonas afectadas por humedades no perceptibles a simple vista y que pueden aparecer semanas o meses después de las averías o escapes ya reparados (insonorización sobre techos falsos de locales, paramentos, materiales de decoración), lo que sirve para delimitar y acotar los daños reales, dando certidumbre sobre el alcance de la fuga en las insonorizaciones y alertar de daños no percibidos en el momento de determinar el alcance final de los mismos al objeto de reparar o indemnizar por parte de terceros responsables.